DIARIO DE SEVILLA. “Siempre te das cuenta tarde de que todos tenemos prejuicios”


Historia viva del rock sevillano en su condición de integrante de Smash y colaborador de Pata Negra o Kiko Veneno, el músico acaba de publicar su cuarto disco en solitario, ‘No soltaré el timón’

Hace más de 50 años, un grupo de amigos con la cabeza llena de psicodelia venía con sus guitarras y sus pelos desgreñados a compartir sus últimas epifanías a este mismo lugar por el que paseamos un mediodía soleado y de viento frío. Aquel “campo salvaje”, recuerda Antonio Samuel Rodríguez, es hoy el Parque de los Príncipes, y mira alrededor como si de repente no diera crédito. Tras su paso por el grupo de rock más legendario de Sevilla, donde tocaba la batería, para todo el mundo se apellida Smash; para los amigos y la gente del mundillo, Antoñito Smash.

Camina reflexionando sobre la pérdida de significado generacional del rock, que un día reinó imperial sobre casi todo, cuando pasamos por el tobogán y los columpios, donde dos jóvenes chandalosos escuchan el reglamentario trap con sonido a lata de móvil. Sólo un poco más adelante, encontramos un banco que alguien, con típex, rotuló en algún momento como “hippy’s bar“. “Hay que ver”, se ríe Antonio Smash, con el que nos sentamos a hablar de su cuarto disco en solitarioNo soltaré el timón, que acaba de publicar, y del ambiente de aquella irrepetible efervescencia de la Sevilla underground de los años 60 y 70.

Ir al enlace